Entretenimiento

Carritos montables para niños: ¿Cuál es el mejor del 2022?

Todos sabemos que a los niños les encanta el mundo de los adultos. Observan a mamá y papá conduciendo por la ciudad y ellos sueñan con hacer lo mismo. Es por esto que los carros montables para niños están de moda. Tienen un tamaño adecuado para ellos y están diseñados para que ellos mismos los conduzcan.


Con estos carritos se sentirán los dueños de la ciudad. Algunos funcionan con pedales y otros son eléctricos. Eso sí, independientemente del modelo, lo que tienen en común es que los pequeños pueden recorrer ciertas distancias por sí solos. Ya que las opciones que existen en el mercado son tantas, te invitamos a consultar la siguiente guía de compras para elegir el mejor modelo.


Lo más importante


Los carritos montables para niños son juguetes que simulan vehículos reales. Todo niño sueña con ser como su papá o su mamá, de ahí que les encanten estos artículos. Su función no es solamente ser una fuente de diversión, sino que resultan muy beneficiosos para su desarrollo cognitivo y motor. Los tipos de carros más comunes son: carros eléctricos (que funcionan con un pequeño motor), carros con pedales y por empuje.


Guía de compras: Lo que debes saber sobre los carros montables para niños


Antes de comprar un carrito montable para niños, deberás tomar en cuenta algunos aspectos importantes. Dependiendo de la edad del pequeño o del lugar en donde se usará, será más adecuado un modelo u otro. En esta sección, nos encargamos de resolver las dudas más comunes acerca de estos productos infantiles. Así, podrás tomar una óptima decisión de compra.


¿Qué es exactamente un carro montable para niños?


Los carros montables para niños son juguetes de estética similar a un automóvil real en el que pueden subirse y conducirlos. Esto se debe a que tienen las medidas apropiadas a su peso y altura. Por lo general, son juguetes fabricados con materiales aptos para que los niños puedan usarlos, y a la vez son resistentes. Usualmente también incluyen diversos accesorios.


Ya que son una versión miniatura de los vehículos de los adultos, están equipados con asiento de conductor y espejos retrovisores. Por supuesto, el volante es uno de los complementos indispensables. Esto hará que los niños se sientan los dueños de la carretera. Dependiendo del modelo, podría incluir otros extras como música, luces o claxon, entre otros.


¿Por qué son beneficiosos los carros montables para los niños?


Muy pocos juguetes logran emocionar tanto a los niños y niñas como lo hacen los carros. Desde que son bebés, los vehículos forman parte de su vida. Siempre observan a sus papás conducir y ellos sueñan con hacerlo algún día. Los carritos montables de juguete les ofrecen la oportunidad de ser independientes y, sobre todo, de tener altas dosis de diversión.


Son juguetes que les ayudan a familiarizarse con el medio que les rodea. Con ellos, poco a poco irán adquiriendo habilidades como el sentido de la orientación o la coordinación. Además, les sirven para realizar ejercicio, especialmente si funcionan con pedales. Por último, favorecen su autoestima, al sentirse tan mayores como sus papás.


¿Qué tipos de carros montables para niños hay en el mercado?


Básicamente, podríamos diferenciar tres tipos de carritos montables: eléctricos, con pedales y para empujar. Los primeros son los más populares por la tecnología que ofrece. Estos modelos incorporan una batería y un motor que permite que el coche se avance solo pisando el pedal. La velocidad máxima suele situarse en los 5 km/h.


Los carros montables con pedales requieren que el niño mueva sus piernas para que el carro se pueda avanzar. Estos, por el contrario, no tienen batería ni motor. Por tanto, su funcionamiento es muy sencillo, casi como un triciclo. Los carros montables de empuje están indicados para los niños más pequeños. En estos, será el adulto quién realice el trabajo de moverlo.


¿Para qué edades son recomendables los carros montables?


Dependiendo del carro montable y de las indicaciones del fabricante, cada modelo será apto para una edad u otra. Los carros montables de empuje, por ejemplo, suelen estar dirigidos a niños alrededor de un año. Esto quiere decir que son apropiados para los pequeños que están aprendiendo a caminar. De ahí que se requiere que un adulto los empuje.


Por su parte, los modelos más avanzados, generalmente, son adecuados para niños a partir de tres años de edad. También es importante prestar atención en el tamaño del vehículo. Ya que, hay carritos montables más grandes, los cuales son ideales para niños de hasta 8 años. En definitiva, se tienen que revisar las características y especificaciones de cada modelo antes de adquirirlo.


¿Los carros montables pueden ser peligrosos para los niños?


Si el carro montable cumple con todas las normativas de seguridad, es un artículo que no tiene por qué presentar riesgos. Eso sí, los padres deben estar al pendiente de los niños, especialmente si se trata de carros eléctricos. Ya que, son modelos que alcanzan cierta velocidad y, por eso, las precauciones deben extremarse. Así se evitarán accidentes y golpes. Por esta razón, existen coches eléctricos que incluyen un control remoto. Este artefacto les dará a los padres el control absoluto del vehículo, reduciendo el riesgo de daños. Como estos carros cuentan con un pequeño acelerador, es conveniente que un adulto esté pendiente de que la velocidad no se exceda. El objetivo es que el niño se divierta sin riesgos.


Criterios de compra


Ahora que ya conocemos cierta información sobre estos juguetes, llegó el momento de realizar la compra. Para seleccionar el modelo apropiado para tu pequeño, es necesario que tengas en mente ciertos aspectos. A continuación, te preparamos una lista con algunos de los criterios de compra más importantes. Toma nota de ellos. Edad de uso, Tipo de carro, Seguridad, Accesorios, Calidad y acabados, Facilidad de uso.


Edad de uso


Como en todos los artículos infantiles, es importante revisar las instrucciones del fabricante. Los carros montables pueden ser aptos para un rango de edad comprendido entre los 12 meses y 8 años. Por supuesto, eso dependerá del modelo en cuestión. El diseño y el tamaño del carro son factores decisivos. Aunque hay modelos adecuados para diferentes edades, generalmente se recomiendan para niños desde los 2 o 3 años. Cuando el niño aún es muy pequeño, se recomienda que los carritos eléctricos incluyan un control remoto. De esta manera, el control del vehículo lo tendrá un adulto y así se reducen los posibles riesgos.


Tipo de Carro


Como ya lo mencionamos, usualmente, hay tres tipos de carros montables para niños. Los carros eléctricos son, quizás, más aconsejables para los niños a partir de los 3 años. A esta edad, ya comienzan a ser más conscientes de su entorno, por lo que pueden gozar de cierta autonomía. Si se acompañan de control remoto, mucho mejor.


Los modelos con pedales son muy útiles para ejercitar las piernitas del pequeño conductor. La velocidad que alcance el carro, entonces, estará determinada por el impulso de sus pedaleos. A movimientos más rápidos, mayor velocidad. En el caso de los eléctricos, tienen un motor que admite una velocidad máxima de unos 5 km/h.


Seguridad


Cuidar el tema de la seguridad en los carros montables para niños es vital. En este factor influyen los materiales del artículo, así como la inclusión de ciertos accesorios. Por ejemplo, lo ideal sería que contara con un cinturón de seguridad. La resistencia a golpes es otra de las cualidades que debería tener un carrito montable infantil.


Accesorios


Los accesorios son los encargados de que el carro sea vea más, o menos realista. Por lo general, todos los modelos cuentan con el asiento del conductor, espejos retrovisores y volante. De igual manera, las llantas suelen ser muy similares a las de un vehículo real. Al niño le encantará que su carro luzca lo más parecido al de sus padres.


Los modelos más completos cuentan con elementos como cinturón de seguridad, iluminación, claxon y algunos sonidos. La existencia de una cajuela o espacio para guardar sus objetos personales también es un buen extra. Algunos más modernos, incluso pueden incluir conexión MP3 para que el niño escuche su música favorita. Al final, todo suma.


Calidad y acabados


La calidad de los materiales de fabricación es importante desde el punto de vista del diseño y de la seguridad. Lo ideal es que sean materiales adecuados para el uso infantil, es decir, resistentes y duraderos. El material más común suele ser el plástico. Es conveniente comprobar que el grosor de este sea al adecuado para que soporte bien cualquier golpe eventual.


Los acabados del vehículo también es otro aspecto que debes observar. Hay diseños muy novedosos que incluyen todo lujo de detalles. Apuesta por un modelo de una marca infantil conocida o de marcas de carros conocidas como Mercedes, BMW o Volkswagen. Esto se traducirá en mejores garantías y en unos acabados impecables. Elige un carro que tenga unas llantas de buena calidad.


Facilidad de uso


Que sea el último grito de la moda y tenga un diseño espectacular, no lo es todo. Un carro montable para niños debe ser un instrumento de uso sencillo. De nada sirve que el vehículo tenga varias direcciones de marcha si el niño no comprende bien su manejo. Claro, es importante que sea un reto para él, pero tampoco debe ser un imposible.


Lo principal que debe brindarle este tipo de juguetes al niño es diversión. Pero también es fundamental que no le suponga grandes esfuerzos porque se acabará frustrando. Muchas veces, lo más sencillo es lo más adecuado y no es necesario que sea el juguete más tecnológico. El pequeño te lo agradecerá y también tu bolsillo.


Resumen


En el mercado, son pocos los juguetes que logran enloquecer tanto a los pequeños de la casa. Desde los 2 o 3 años, los pequeños comienzan con los juegos de imitación, y principalmente les encanta jugar a ser como sus papás. Por esta razón, los carros montables que tanto se parecen a los reales, les encantan. Con estos artículos se sentirán libres y la diversión será insuperable.


A la hora de seleccionar el modelo apropiado, es conveniente tener algunos aspectos claros. La edad del pequeño, sus gustos, la seguridad o el precio son algunos puntos importantes. Los niños crecen rápido y son juguetes que podrían durar solo unos cuantos años. Por esto, debes contemplar todos los posibles escenarios antes de realizar tu compra.


Si te gustó nuestro artículo, te animamos a compartirlo en redes sociales. Queremos saber tu opinión, así que también puedes dejarnos un comentario.


https://www.sincable.mx/carritos-montables/